25 de abril – Día mundial de la Malaria

Ayer se celebró el Día Mundial de la Malaria o Paludismo. Aunque no tuvo especial repercusión social debido a los permanentes titulares económicos y futbolísticos, no hay que olvidar que esta enfermedad, transmitida por la picadura del mosquito Anopheles, afectó a 216 millones de personas en el año 2.010 y provoca más de 650.000 muertes al año. El dato más escalofriante, presentado por la Organización Mundial de la Salud, es que 1.400 niños mueren al día a causa de la malaria, es decir uno por minuto.
Las medidas preventivas y la ayuda internacional han jugado un papel determinante en que estas cifras, a pesar de resultar inaceptables, supongan la reducción en un 25% de la mortalidad respecto al año 2.000. Todo un éxito.
En la actualidad, la malaria está presente en 99 países alrededor del mundo. No obstante, la globalización – entendida en términos de turismo, viajes y transporte de mercancías –, el cambio climático y la intervención humana a escala global, son factores que están provocando la expansión de los hábitats tradicionales del vector responsable de ésta y de otras enfermedades transmisibles. Ello debe hacernos reflexionar.
En España, la malaria o paludismo se considera erradicada oficialmente desde 1.964. Sin embargo, en 2.010 se registró en Cartuja de Monegros (Huesca) el primer contagio considerado “autóctono” aunque aislado hasta el momento. Somos pioneros en la investigación sobre la enfermedad, existiendo 18 grupos de investigación en la actualidad. No obstante, existían hasta hace poco sólo 5 Centros de Control de Mosquitos en nuestro país, repartidos en Monegros, Gerona, Barcelona, Tarragona y Huelva. Según entendí durante Expocida 2.012, ya no es así debido a los recortes económicos.
Teniendo en cuenta nuestra localización geográfica y la importancia del turismo y otros tránsitos de personas por nuestro país, es esencial mantener no sólo un nivel de investigación como el actual, sino también un nivel de vigilancia muy elevado sobre nuestro suelo. Por último, al igual que ha hecho la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas – Anecpla -, nos sumamos al llamamiento a la sensibilización general sobre los mosquitos, como vector de transmisión de esta enfermedad, así como del Virus del Nilo de Este (WNV) o del virus Chikungunya, ya presente en Europa.

Comparte y Disfruta:
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn

Tags: , , ,

  1. david dice:

    Hola Pedro, me parece de lo mas interesante el artículo, enhorabuena¡¡¡

  2. carmen dice:

    A parte de ser un artículo muy interesante, me parece fantástico que la gente publique sobre esta enfermedad, desarrollada sobre todo en el tercer mundo, que ya apenas se menciona. ¡Muchas gracias por tu ayuda, Pedro!

Deja un comentario