Aparatos antiplagas de ultrasonidos (y otros engaños)

Aunque siempre han existido, desde hace varios años se ha producido un incremento notable en los anuncios de aparatos eléctricos antiplagas, que aseguran resultados milagrosos contra todo tipo de cucarachas, mosquitos, ratas, arañas, avispas, hormigas, pulgas, topos, palomas, etc. Los hay que incluyen en sus efectos a mamíferos y artrópodos y otros que están “especializados” en uno en concreto.

Mediante ondas sónicas, ultrasónicas y, recientemente, ondas digitales (¿?), se supone que estos aparatos antiplagas tienen el efecto de que desaparezca cualquier bicho que incomode. No suelen explicar mucho sobre cómo lo consiguen – matándolos, repeliéndolos, invitándoles a irse -, pero aseguran una eficacia TOTAL.

Un cliente me contó que le habían explicado cómo actuaba uno de ellos, en el caso de las ratas: las ondas emitidas volvían infértiles a las ratas hembra, lo que hacia que no se reprodujesen y, con ello, el problema desaparecía (¡!). Tecnología punta.

Tanto las empresas profesionales de control de plagas urbanas como la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas – ANECPLA - hemos buscado estudios y tests de eficacia de estos aparatos antiplagas, con la esperanza de que tuviesen eficacia y nos permitiesen minimizar el uso de productos biocidas químicos en algunas situaciones. Desgraciadamente hasta la fecha, no hemos encontrado ninguno que avale, no sólo los efectos descritos en su publicidad, sino siquiera el más mínimo efecto sobre las plagas.

Sin embargo, en una ocasión pude comprobar en primera persona que sí tenía cierto efecto, un aparato antiplagas instalado en casa de un cliente que reclamaba nuestros servicios: se trataba de un pequeño dispositivo contra las cucarachas, de color negro con una lucecita roja encendida y directamente enchufado a la red eléctrica. A través de una pequeña rejilla (imagino que por dónde emitía las ondas) lo que realmente salían y entraban eran ninfas de  cucaracha alemana: se habían instalado en su interior y lo utilizaban como zona de refugio, por su tamaño reducido y por el calorcito que desprendía. ¡Parece que las ondas, de existir, eran música para ellas!

Pero aún más recientemente, el engaño ha ido a más: este verano me han enseñado una aplicación para smartphone que asegura repeler a los mosquitos. Afortunadamente, los comentarios de los usuarios hablan por sí solos sobre su utilidad real.

Acaba de publicarse la noticia de un estudio realizado por la Universidad de Texas en el que se demuestra la ineficacia de estos sistemas contra los mosquitos y están colgados en YouTube vídeos grabados por usuarios que compraron alguno de estos aparatos antiplagas. Son muy recomendables.

Aunque siempre existirán los despistados y confiados espero que, en esta era tecnológica de la información, esto sirva para que el consumidor se informe previamente de forma fácil y rápida sobre la fidelidad de la publicidad y para que contraste las experiencias de anteriores usuarios de estos milagosos productos antiplagas.

Comparte y Disfruta:
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn

Tags: , , , , , , , , ,

  1. admin dice:

    Buenos días Lidia,

    La cucaracha rubia supone un problema por su gran potencial reproductivo, su pequeño tamaño y la capacidad que poseen de andar por paramentos verticales sin caerse, que les permite colonizar en las cocinas y aseos (principales áreas donde se instalan) todos los armarios y electrodomésticos.
    Su control requiere de una revisión completa de las áreas afectadas y en una comunidad de vecinos, requiere del control integral (viviendas infestadas y revisión de las que “a priori” no tienen actividad). Para su control, en principio recomendamos la utilización de gel alimentario, pero cada caso debe ser analizado profesionalmente.

    Un saludo,

Deja un comentario