Arañas, ¿son una plaga o son beneficiosas?

 

Existen miles de especies de arañas identificadas en el mundo. Se caracterizan por poseer 8 patas y tener un cuerpo compuesto por 2 segmentos. Poseen 3 o 4 pares de ojos, encontrándonos desde ejemplares con una visión reducida hasta otros con una visión excepcional (araña saltarina).

 

Algunas arañas son capaces de producir una seda elástica, adhesiva y fuerte (telarañas). Esta seda la emplean para capturar a sus presas, siendo su tamaño y forma variable según la especie (esféricas, con forma de embudo, etc.). Otras sin embargo no construyen telarañas, viviendo en madrigueras o refugiándose en las grietas.

 

Para muchas personas, observar su presencia es desagradable e incluso provocan miedo y aversión, sin embargo, en las áreas en que habitan, la cantidad de insectos molestos es reducida debido a su acción predadora.

 

En nuestras casas, las especies más frecuentes no tienen capacidad de picar y siempre que existan en un número reducido, podemos catalogarlas de individuos beneficiosos si no tenemos en cuenta el rechazo que su presencia produce.

 

Entre las especies más comunes,  encontramos:

 

  • Araña de patas largas (género Pholcus)
  • Araña saltadora (familia Salticidae)
  • Araña lobo (género Lycosa)
  • Araña doméstica (genero Tegenaria)

 

Para su control, habitualmente se requiere del uso de insecticidas, acompañados de acciones enfocadas a dificultar su instalación y desarrollo. Es necesaria la ayuda de un profesional en control de plagas que nos oriente en los factores sobre los que hay que actuar, entre los que se encuentra la iluminación (atracción de insectos), humedad, número de insectos presentes (alimento para las arañas), refugios (grietas y fisuras en interior y vegetación en exterior) y las propias características de la especie involucrada.

Comparte y Disfruta:
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn

Tags: , , ,

Deja un comentario