Combatir la polilla de la ropa

La polilla de la ropa (Tineola bisselliella) es un problema creciente en los hogares, afectando a una amplia variedad de productos naturales de origen animal, especialmente fibras de lana tejidas, alfombras y pieles. Se caracteriza por su capacidad de digerir la queratina, una proteína que forma el principal constituyente de estos materiales.

 

Su tamaño es de 12 a 16 milímetros con las alas delanteras coloreadas de un color amarillo dorado brillante, siendo las alas traseras amarillo-grisáceas. Ambas tienen una franja que cubre los bordes laterales y traseros. Las larvas llegan hasta 9 milímetros de largo y son blanco-amarillentas y de color marrón en la cabeza.

 

 Aspectos a considerar:

    • La calidad de los alimentos y la temperatura ambiente tienen un impacto importante en el tiempo de desarrollo de las larvas que puede tardar entre 2 meses y varios años.
    • Para su desarrollo precisan condiciones secas y cálidas dentro de los edificios (se desarrollan entre 10ºC y 30ºC).
    • Los machos pueden volar, sin embargo las hembras tienen esta capacidad limitada permaneciendo cerca de dónde se desarrollaron.
    • Polilla de la ropa-dañoLas larvas permanecen en áreas protegidas, como en armarios, detectándose por el daño que generan (agujeros en la tela).
    • Las prendas guardadas sin uso durante varios meses corren mayor riesgo, sobre todo si están sucias con restos de comida, pelo, caspa o sudor. Las alfombras de lana natural se ven afectadas, especialmente si se encuentran debajo de armarios, camas u otros muebles, donde las larvas están bien protegidas.
    • Las larvas sólo comen lana de origen animal. Si existen mezclas de fibras sintéticas y de lana natural son dañadas únicamente cuando el contenido de lana es superior al 20%. El algodón no se ve afectado.

 

 ¿Qué acciones se pueden realizar para su control?

La clave para el control exitoso de la polilla es el exterminio de toda la infestación en el edificio, siendo esencial realizar una inspección muy cuidadosa antes del inicio de cualquier tratamiento.

 Higiene

Sólo se debe almacenar ropa limpia. Las larvas de la polilla pueden sobrevivir con acumulaciones de pelusas y pelusas en la parte posterior o inferior de los armarios y cajones.

 Tratamiento térmico

El calor mata todas las etapas del desarrollo. Calentar los tejidos entre 54ºC y 60° C durante un período de al menos una hora.

En relación a la congelación se puede embolsar la ropa y colocarla en congeladores durante 2 semanas a temperaturas inferiores a -20ºC.

 Lavado y limpieza en seco

Siempre que sea posible lavar los artículos durante 20 a 30 minutos en agua por lo menos 50° C. La limpieza en seco puede ser la única opción adecuada para algunas telas.

 Empleo de feromonas y biocidas

Existen productos que monitorean y proporcionan una indicación útil de los niveles de infestación. Sin embargo, se requiere un método de control reconocido para eliminar la infestación.

 

 Para finalizar una importante observación: “nunca deben de emplearse Bolas de naftalina”. Su uso ha sido prohibido en Europa desde 2008 debido a la posible naturaleza carcinogénica de la sustancia activa, la naftalina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *