Cómo prevenir las chinches de cama

Tal y como pinta la cosa,  tarde o temprano nos tocará padecer a las chinches de cama en nuestro negocio o en nuestra casa. Y precisamente no será por la crisis, aunque algunos lo pensarán, sino todo lo contrario.

Nadie está a salvo. La higiene ayuda a eliminar las chinches de cama pero no a no atraerlos, por lo que no es una garantía de protección. Hoteles de lujo, líneas aéreas, autobuses, trenes, tiendas de moda… nadie escapa. El transporte de mercancías y el incremento del turismo, unidos a la escasa eficacia de los insecticidas domésticos actuales y al desconocimiento general de la población, son las causas de su proliferación por todo el mundo.

Pero no hay que alarmarse; prevenir las chinches de cama no es difícil y, aunque tampoco nos asegura una protección completa, sí resulta  un mecanismo de detección precoz de las chinches de cama.

Por lo general captaremos las  chinches de cama durante un viaje (no considero aquí ninguna  otra manera de captación involuntaria como en cines o en locales comerciales, ni a través de muebles de segunda mano). Existen muchos tips y recomendaciones en la red sobre cómo actuar si viajamos y nos hospedamos fuera de casa que no voy a repetir: alejar la maleta de la cama, no dejar la ropa en el suelo o sobre butacas, etc….pero, ¡cómo estar tranquilos si vamos a dormir por la noche en ese cuarto y en esa cama!

Como controlador profesional de plagas confieso que, además de al escoger el hotel, tengo tendencia a fijarme en ciertos detalles de la habitación para prevenir las chinches de cama: bajos de la cama y alrededores, presencia  de cabecero y otros muebles entelados, huecos en rodapiés y en paredes empapeladas aledañas… en caso afirmativo, hago una revisión visual de sus partes traseras y bajas, terminando por el propio canapé o estructura de la cama. Al abrir la cama antes de acostarme (que siempre se deshace por completo, incluso en los hoteles más lujosos) me fijo en el aspecto de la parte que se destapa del colchón, a la búsqueda de algún rastro de suciedad, de excretas de chinche o las mismas chinches tras los pliegues del mismo. Puede pareceros excesivo, pero duermo más tranquilo y hasta la fecha ha funcionado.

Un vez de vuelta en casa y a pesar de hacer lo anterior, siempre es necesario revisar toda nuestra ropa y enseres (no olvidarse del calzado), particularmente el pijama y otra ropa de dormir y la propia maleta a la búsqueda de chinches. Una revisión visual minuciosa de los pliegues, pequeñas juntas y costuras de las mismas resulta muy tranquilizador. Aquella ropa que se pueda someter sin problema a más de 50ºC de temperatura (Lavadora o secadora) deberá someterse aunque no presente signos de infestación, ya que nos aseguraremos de que queda libre tanto de chinches como de sus huevos, más difícilmente visibles. Antes de ello, tendremos cuidado de aislarla de otra ropa no infestada, introduciéndola en bolsas plásticas cerradas.

Si, a pesar de hacer todo lo anterior para prevenir las chinches de cama, terminas padeciéndolas en tu cama, no te desesperes y actúa rápido. Mi recomendación es que te pongas en contacto inmediato con una empresa especializada como Profinal para eliminar las chinches. Sus profesionales especialistas en plagas te propondrán un tratamiento para las chinches y te ayudarán a resolver el problema de la manera más rápida , cómoda, eficiente y económica.

Comparte y Disfruta:
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn

Tags: , , , ,

Deja un comentario