Control de insectos voladores en industria alimentaria

La presencia de insectos voladores en una planta de alimentación puede originar un problema importante de salud pública. Las moscas, por ejemplo, se alimentan, reproducen y viven en áreas con escasa higiene. Si un ejemplar de mosca consigue acceder volando a áreas de elaboración o envasado de alimentos en la industria alimentaria, transportará y generará riesgos al trasmitir enfermedades al ser humano cuando los alimentos contaminados sean ingeridos.

En la implementación de cualquier programa de control de plagas es importante considerar en primer lugar las medidas preventivas, reduciendo la necesidad de costosos procedimientos de eliminación posteriores.

 

¿Cómo podemos prevenir los insectos voladores?

 Reducción de insectos voladores mediante la Prevención Estructural

Las ventanas y puntos de ventilación son áreas clave para el ingreso de insectos voladores, por ello si las ventanas se pueden abrir, la instalación debe tener mosquiteras en buen estado.

 

Las puertas abiertas son obviamente una invitación importante a los insectos voladores y por ello el tiempo en el que se mantengan abiertas debe ser el mínimo indispensable. Es recomendable siempre que sea posible la instalación de sistemas automatizados de puertas que se cierren y se abran a gran velocidad y que sean lo suficientemente robustos para soportar impactos o bien contar en los accesos con áreas SAS (conjunto de 2 puertas con sus correspondientes mecanismos de apertura que actúan como esclusas de acceso restringido).

 

Cortina plasticaEl empleo de cortinas de aire puede ser la solución en aquellos casos donde las puertas deban estar abiertas con gran frecuencia o de forma continuada, al actuar como barrera preventiva generando una corriente de aire en movimiento rápido que expulsa la mayoría de los insectos voladores que traten de entrar. Si el empleo de las cortinas de aire esta injustificado debido a su coste o tamaño, la utilización de puertas con tiras plásticas puede proporcionar una barrera adecuada para disuadir del acceso a la mayoría de los insectos voladores.

 

La gestión de la temperatura en otro elemento sobre el que podemos actuar. Esta demostrado que los ambientes frescos y carentes de olor son áreas poco atractivas para los insectos voladores, por ello es conveniente un correcto mantenimiento de los sistemas de ventilación y aire acondicionado.

 

Por ultimo señalar que debe revisarse el correcto sellado de cualquier hueco o fisura en los marcos de las puertas y ventanas, impidiendo que los insectos empleen estas zonas para entrar en la instalación.

 

Otras medidas de prevención de los insectos voladores

1. Ubicación de jardineras o maceteros al menos a 10 metros de cualquier entrada o salida.

2. Limpieza exterior: Todos los objetos externos de muebles, caminos, cubos de basura y los alrededores deben mantenerse limpios y nunca desbordados.

3. Gestión del olor: Asegurarse de limpiar regularmente los conductos de escape y los filtros para eliminar el olor de los alimentos.

Basura acumulada4. Manejo de desechos: Siempre mantener la basura cerrada en bolsas y contenedores que sean limpiados de forma regular y retirados antes de que se desborden. También se deben minimizar todos los líquidos sobrantes de los envases de bebidas y otros productos.

5. Iluminación externa: Las luces brillantes atraen moscas y polillas, por tanto no ubicarlas directamente sobre los accesos a los edificios.

 

Finalmente, los reglamentos de alimentos dictaminan que no debe haber insectos voladores presentes en los establecimientos de alimentos. A su vez indicar que los sistemas internacionales de seguridad alimentaria como BRC, IFS o ISO 22000 reflejan la necesidad de controlar los insectos voladores, recogiendo el empleo de insectocaptores como medio de control.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *