Control de plagas para comunidades de vecinos: ¿cómo escoger la mejor oferta?

Tanto a nivel individual como colectivo, la situación económica nos ha obligado a recortar todo gasto “superfluo”. En las comunidades de vecinos, existen pocas partidas “superfluas”. A pesar de ello, la tijera entra en acción, a veces con resultados nefastos. En el caso de los servicios de control de plagas, el recorte suele venir propiciado por los “vendedores de ofertas”, con precios por debajo del mercado y con una “supuesta” garantía igual que las de empresas más asentadas y confiables.

En el mejor de los casos sólo existirá estafa pero, en el peor, puede que además se produzcan daños muy serios en la salud de los vecinos – ver noticia 01.09.12 Diario de Sevilla -. El consejo del Administrador de Fincas es muy útil para evitar que la comunidad caiga en la trampa de escoger simplemente “lo más barato”. Para ayudar un poco más a evitar el engaño, proponemos a continuación algunos consejos para distinguir la calidad entre varias ofertas de servicios control de plagas.

¿DE QUIÉN FIARSE MÁS?

Partiendo de la base de que las ofertas de mantenimiento en control de plagas son para un año natural, podemos anticipar un elemento diferenciador: la FRECUENCIA ofrecida en el servicio de mantenimiento.

Lógicamente, cuanto mayor sea el número de trabajos propuesto por año, más elevado será el precio anual; no obstante podemos encontrar ofertas de un solo trabajo por año con casi el mismo precio que otras que se comprometen hasta 4 trabajos al año y con la misma garantía… en principio.

Los productos químicos plaguicidas actuales – ahora llamados biocidas – no tienen mucho que ver con los de antaño; ahora están regulados a nivel europeo y ninguno de los autorizados tiene eficacia más allá de los tres meses, ni siquiera los de uso profesional.

Por tanto, la propuesta que nos ofrece venir más veces por casi el mismo importe que el que lo hace solo una, está siendo de partida más realista y se preocupa más porque realmente no tengamos bichos. Aunque ambas nos ofrezcan garantía de un año, es muy poco probable que la de un solo trabajo acuda a nuestra llamada solicitando un “repaso”, ya que querrá conservar el margen de beneficio tan elevado que nos cobró en su día.  Y seguro que tendremos que llamarle, ya que los biocidas, por seguridad, no duran tanto tiempo; además, lo que queremos es ¡no tener bichos desde el principio!

CUANTA MÁS INFORMACIÓN, MEJOR

Nunca es fácil encontrar buenos profesionales y menos ahora que abunda la oferta “pirata”. Debemos descartar aquellas ofertas de empresas que no cumplan con todos y cada uno de los requisitos exigidos por la Ley (en Madrid, están recogidos en la página web de la Consejería de Sanidad). Debemos analizar con cuidado lo que ofrecen, ya cualquiera de ellas puede querer usar insecticidas tradicionales que requieren de menos pericia, pero conllevan el cumplimiento obligatorio de un Plazo de Seguridad o de re-entrada a las zonas afectadas durante un mínimo 12 horas. Las empresas más profesionales ofrecerán el realizar control de plagas sin biocidas químicos, evitando el uso de químicos en la medida de lo posible.

Aspectos como la calidad en la información presentada y la profesionalidad de las propuestas son tan importantes como el precio a la hora de tomar la decisión correcta. Un buen indicio de la calidad y de la seriedad de la propuesta es que contengan una descripción realista y detallada de la situación de la comunidad – técnicamente denominado  “Diagnóstico de Situación” –. Garantía de fracaso sería el fiarse de un presupuesto dado por teléfono sin ni siquiera haber revisado la comunidad, ni el tipo de plaga, ni su extensión. Por barato que pueda parecer, nos resultará al final muy caro.

EN DEFINITIVA, LA SALUD ESTA EN LIZA

Para cubrir el servicio de control de plagas no se puede recurrir a las gangas ni a seleccionar una oferta exclusivamente por tener el precio más bajo. Aunque la tentación está ahí y todos hemos caído alguna vez en ella comprando un DVD pirata, las consecuencias en control de plagas pueden ir mucho más allá que la pérdida exclusiva del dinero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *