Garrapatas: cuidado con nuestras mascotas

Con la llegada del buen tiempo y con las salidas al campo con nuestras mascotas, con frecuencia y sin quererlo nos traemos a casa las indeseables garrapatas.

 

Normalmente viven en la hierba y matorral y se adhieren a nuestra mascota cuando pasan a su lado o trepando sobre ellas (localizan a sus futuros hospedadores por el calor que emiten). Las garrapatas tienden a fijarse preferentemente en los lugares de piel fina (los adultos prefieren instalarse en la zona de las orejas y entre los dedos y las larvas suelen adherirse al lomo). Una vez adheridas, se alimentan de sangre cada 3-6 días, introduciendo las piezas bucales en la piel. En estos casos su tamaño cambia según este vacía o repleta de sangre, pudiendo aumentar su volumen de 200 a 600 veces.

 

Son parásitos externos que producen debilidad por la pérdida de sangre (se calcula que una hembra puede sustraer de 0,5 a 3 ml de sangre y en una infestación mediana podrían haber pérdidas de hasta 40 a 50 litros de sangre por año), irritación y son transmisoras de importantes enfermedades como la Babesiosis, Anaplasmosis y ciertas Ricketsiosis.

Su control requiere tomar medidas biológicas, físicas y normalmente la aplicación de biocidas por profesionales en control de plagas. Resaltar que las garrapatas pueden permanecer en el ambiente sin alimentarse durante mas de año.

Control biológico: es necesario realizar un control veterinario de los animales afectados. Debemos cooperar con los profesionales de control de plagas, restringiendo la movilidad y el contacto de nuestras mascotas con animales o áreas infestadas.

 

Control físico: consiste en actuar sobre las condiciones externas de humedad y temperatura. Mantener la hierba y el pasto corto dificulta la supervivencia de los huevos y larvas (las hembras fecundadas caen al suelo buscando un lugar protegido de los rayos solares); la reducción de la cobertura vegetal y la eliminación de deshechos aleja huéspedes como roedores; y tapar y sellar puntos de acceso desde exterior impide la entrada de garrapatas con ardillas y murciélagos.

 

Control químico: se debe tratar la zona de descanso de la mascota. Se emplean acaricidas que matan en la etapa de vida parasitaria junto a antiquitinizantes en aplicaciones barrera alcanzando hasta 1 metro en paredes en las zonas donde se ha observado actividad y zonas de movimiento de las mascotas. Se deben tratar posibles refugios en esquinas, grietas, alfombras, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *