Hojas del olmo agujereadas

En agosto de 2012, salto la noticia sobre una plaga de escarabajos que estaba atacando a los olmos de Leganés. La información indicaba que el Ayuntamiento estaba fumigando los árboles para que no se secaran, pero las altas temperaturas favorecían que estos insectos llegaran a otros municipios como el de Fuenlabrada o Aranjuez. Informaban que los escarabajos resultaban muy molestos para los vecinos de los barrios afectados al meterse en las casas.

Ese mismo mes, en Badajoz,  la Asociación Cívica ‘Ciudad de Badajoz’ alertó de que un gran número de insectos habían sido detectados en los árboles de la barriada de la estación, agujereando las hojas de los olmos.

En ambos casos, el insecto implicado es la Galeruca del olmo, Galerucella luteola, coleóptero perteneciente a la familia Chrysomelidae que se alimenta tanto en estado larvario como adulto de las hojas del olmo.

 

La identificación del adulto es sencilla, es de color verde amarillento con bandas negras longitudinales en  las alas. Las hembras depositan huevos naranja amarillentos en el envés de las  hojas, normalmente en grupos de 5 a 35 en filas. La larva recién nacida es color  negro que se va aclarando a verde amarillento conforme se va alimentando.

El ciclo biológico es muy variable, pudiendo tener desde 2  generaciones al año (caso más frecuente en la zona centro peninsular), hasta 4  generaciones en el sur de España (en el periodo que comprende el inicio de la  primavera hasta finales de septiembre).

Los daños que provoca son fácilmente visibles, los adultos y las larvas comen ferozmente las hojas, pudiendo defoliar completamente el olmo, debilitándolo y dejándolo expuesto al ataque de los otros insectos que realizan galerías en el interior del tronco del olmo (escolítidos), favoreciendo el desarrollo de la grafiosis (enfermedad producida por un hongo y prácticamente mortal para el árbol).

Además debido a su gran proliferación en escaso período de tiempo, resultan molestos al colonizar los espacios cercanos a los olmos e invadir nuestros hogares al entrar por las ventanas.

El control, debido a la capacidad de volar de los adultos y su rápida expansión, requiere una lucha global en todos los olmos de un área, que incluya los  árboles situados en parques públicos y jardines privados. El momento más adecuado para aplicar un primer tratamiento es durante la brotación de los árboles y antes de que los adultos invernantes efectúen las primeras puestas. Normalmente un segundo tratamiento es necesario entre junio y julio sobre las larvas para evitar que pupen, se conviertan en adultos y la plaga se extienda.

 

Comparte y Disfruta:
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn

Tags: , , ,

Deja un comentario