La oruga procesionaria del pino y su eliminación

En breve comenzará la primavera y con la llegada del buen tiempo (días de sol y aumento de las temperaturas) las orugas de la procesionaria del pino, Thaumetopoea pityocampa, descienden desde los bolsones que han ido formando en los pinos continuando su ciclo para enterrarse en el suelo.

 

Es frecuente encontrar noticias en prensa que informan sobre el riesgo de esta plaga. Por ejemplo en Les Cases d´Alcanar (Tarragona) un centro médico de asistencia primaria tuvo que ser cerrado debido a que la proliferación de orugas provocó irritaciones y urticaria a los facultativos y a diversos pacientes, extendiéndose el brote urticante a una escuela próxima a las dependencias médicas.

 

Procesionaria del pino-fila orugasLas orugas al bajar por el árbol y andar por el suelo son un peligro. Los problemas que provoca la oruga de procesionaria va desde los originados al pino (defoliación, debilitación, acceso de insectos perforadores y en casos extremos la muerte), hasta los generados a personas (desde la simple erupción cutánea hasta el shock anafiláctico) y los producidos a los animales como el perro que al oler a las orugas se le quedan pegados los pelillos urticantes a la nariz y al notarlos y relamerse, llegan a su lengua provocando una reacción alérgica.

 

En zonas de arbolado formadas por pinos, el riesgo es evidente si próximo a los pinos se encuentran colegios, guarderías, centros médicos o parques de recreo. Los propietarios de fincas con pinos deben mantener sus propiedades en un adecuado estado fitosanitario, con el fin de no ser foco de propagación de la plaga a otros pinos de fincas anexas y evitar molestias de salud a los vecinos.

 

Lo mejor para combatir la plaga es conocer su ciclo de vida, realizando labores preventivas y de control adecuadas en cada momento. Una empresa profesional conoce las distintas opciones de tratamiento, seleccionando la más adecuada a la fase del ciclo de la plaga.

Procesionaria del pino-trampa

 

Los sistemas de control van desde el empleo de reguladores de crecimiento para el control de las orugas en sus fases iniciales, pasando por la corta de bolsones, instalación de conos de captura de orugas, trampas de capturas de adultos para evitar la reproducción y el empleo de la Endoterapia que ofrece resultados muy satisfactorios empleando el insecticida mínimo inyectado en el árbol.

 

Consultar a profesionales como los especialistas de Profinal le ofrecerá disponer de un asesoramiento personal sobre su caso y sobre qué tipo de control de la oruga procesionaria del pino requiere.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *