Plagas en alimentos guardados en la despensa

Los alimentos envasados que guardamos almacenados en la cocina de nuestros hogares son susceptibles de ser invadidos por una gran variedad de insectos (escarabajos, polillas y ácaros que puede infestar los cereales o comidas procesadas). Con su existencia se produce la contaminación y por tanto el deshecho de alimentos como harinas, especias, chocolates, galletas, pastas, legumbres…

 

Comúnmente la primera sospecha de un problema es la presencia de pequeños escarabajos reptando sobre las encimeras de la cocina, polillas volando alrededor de ésta u orugas arrastrándose por el mobiliario, techo o los azulejos.

Tenebrio molitor-escarabajo harina 4¿Cómo llegan estas plagas a nuestros alimentos?

 A veces acceden desde las viviendas próximas, sin embargo lo más común es que vengan dentro de los productos alimenticios que adquirimos. La plaga comienza en la planta procesadora, almacén o establecimiento comercial.

 

¿Qué podemos hacer para acabar con ellas?

Mientras los adultos son el indicio de una infestación, solo matarlos no es la solución definitiva. El asesoramiento profesional permite identificar la plaga, conocer su comportamiento, facilita su localización y permite llevar acabo las acciones necesarias para su control.

 

La infestación se propaga mientras los adultos buscan nuevos fuentes de comida. La clave para un control exitoso es encontrar la fuente de la infestación Por ello es necesaria una revisión minuciosa con el fin de localizar todos los alimentos infestados. Podemos comenzar por los armarios de cocina o despensa, no descartando la comida de las mascotas (semillas para los pájaros, comida de peces, perro y gato). Hasta que no se consiga localizar el foco, se seguirán observando los insectos. Debe considerarse que muchas plagas de los cereales pueden volar, por tanto a veces la infestación no está dónde se observan los insectos.

 

Todo alimento infestado debe ser eliminado ya que es donde la plaga deposita sus huevos. Durante el control conviene guardar los alimentos en envases sellados al vacío o en contenedores herméticos a la vez que se procede a una limpieza concienzuda de los armarios, estanterías y suelo.

 

El profesional en control de plagas dirigirá el servicio no sólo a las áreas afectadas, auxiliándose con sistemas de monitoreo/seguimiento en función del insecto implicado. Para evitar la aparición de este tipo de insectos en el futuro es conveniente procurar no almacenar harinas y cereales durante largo tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *